En un partido vibrante, River se impuso ante Colón

Deportes 12 de abril de 2021
El Millonario le quitó el invicto al líder de la Zona 1 gracias a los goles de Beltrán, Angileri y Montiel. El partido se rompió en el segundo tiempo, con la mayor intensidad millonaria en la búsqueda y la expulsión de Alexis Castro
1618182621_849602_1618187396_noticia_normal_recorte1

  

River tenía que ganar y ganó. Y lo hizo tras un partidazo, en el que venció 3-2 a Colón, el líder de su zona, en el Monumental. Así, no solo le sacó el invicto al equipo santafesino, sino que se metió de nuevo entre los cuatro clasificados para seguir en la lucha. De yapa, Marcelo Gallardo levantó un pagaré personal y le ganó por primera vez a Eduardo Domínguez, un técnico que lo había complicado en su ciclo como entrenador del conjunto de Núñez.

Era un desafío para River este partido ante Colón. Más allá de que el conjunto santafesino es el líder de la Zona 1, el equipo de Gallardo tenía de la posibilidad de medirse ante un rival serio, que tiene buenas intenciones de juego. Y de esa manera saber si a los de Núñez lo complican los equipos solamente los que se le cierran y que amontonan jugadores en su campo o los que salen a jugarle también.

Colón lo inquietó jugándole. Al menos en el primer tiempo. Y a pesar de las bajas (varias de ellas por lesión), entre ellas su figura, Pulga Rodríguez, ausente porque está con coronavirus, quiso jugar de igual a igual, tratando de no exponerse. Con el objetivo claro de continuar por el camino de ser protagonista, sea en la cancha que sea. Por momentos le salió, en otros no.

Con un esquema bielsista, Eduardo Domínguez decidió salir a disputarle la posesión de la pelota a River. Con varios futbolistas en el mediocampo para recuperar y atacar rápido. Y poblando las bandas, con la intención de que los laterales de River no le hagan estragos como le pasó a Atlético Tucumán en la semana por la Copa Argentina.

De atrás hacia adelante, Garcés, Meza y Castro ocuparon la banda derecha. Delgado, Escobar y Bernardi, la izquierda. Por el centro, Moschión, Aliendro y Farías. Y Castro y Bernardi hacían la doble función de abrirse y cerrarse. Colón tenía un plan para contrarrestar la jerarquía de River. Una idea agresiva, sostenida en las sociedades.

Así, neutralizó bastante a River. Pero todo no se puede. El equipo de Gallardo, con mucha movilidad, encontró algunos huecos. Los pases son fundamentales. Mueven al fútbol. Por eso Gallardo hace hincapié en ellos. Enzo Pérez se la dio a Paulo Díaz; el chileno rompió una línea para dársela a Palavecino; éste, de primera, habilitó a De La Cruz; y el uruguayo rompió otra línea al habilitar a Beltrán, quien le rompió el arco a Burián. Fue el primer gol del cordobés en Primera.

Antes de ese gol River había tenido apenas dos chances. En las únicas dos veces que los laterales pudieron desbordar con claridad. Una de Angileri y otra de Montiel. Estuvieron cerca Borré y Beltrán, respectivamente, tras sendos centros.

Cuando se presumía que River empezaría a encontrar los huecos y a Colón se le complicaría, ocurrió lo contrario. Colón no se desesperó. Siguió jugando de la misma manera. Y aprovechó una mala salida de River. Presionó en grupo, recuperó la pelota con Escobar, Farías pivoteó y Bernardi se filtró entre los centrales para definir.

River salió más decidido en el segundo tiempo. Y tuvo 20 minutos fenomenales. Jugó en campo rival, hizo circular la pelota, creó situaciones y concretó a través de un tiro libre muy bien ejecutado por Angileri.

Colón no solo recibió el impacto del gol, sino también la expulsión de Alexis Castro, por un codazo a David Martínez. Y se fue por un largo rato del partido. Tanto, que Burián evitó más goles de River. Carrascal, aun con algunas intermitencias, entró picante y le dio más juego en los últimos metros.

Llegó el tercero con un penal de Montiel y River se relajó. Tan tranquilo estaba que Gallardo hizo tres cambios (además de Carrascal también había ingresado Girotti) de un saque y mandó a la cancha a Ponzio, Casco y Rollheiser (salieron Montiel, Enzo Pérez y Borré). Buscó dosificar energías, teniendo en cuenta que se acerca la Copa Libertadores y el calendario se aprieta y, tal vez, se apuró.

River perdió algo de orden y Colón se metió de nuevo en el partido. A partir de un ex River. Cristian Ferreira le dio frescura a Colón e hizo sufrir al equipo de Gallardo con la pelota parada. En una encontró el cabezazo de Aliendro.

Padeció el final River pero terminó festejando. Así, Gallardo le ganó por primera vez a Domínguez. Es que en los seis partidos anteriores, el yerno de Carlos Bianchi estaba invicto. Tres con Huracán, con quien eliminó a River de la Copa Sudamericana 2015 y tres con Colón, con el que le cortó un récord histórico de 32 partidos oficiales sin caídas en 2018.

El séptimo fue de Gallardo. Con un River arrollador por momentos y lagunero en otros. Al margen de esas situaciones, su equipo consiguió una victoria resonante en el Monumental tras un partidazo, algo poco común en el fútbol argentino.

Nota: Clarín

Te puede interesar