Córdoba: Debido al aumento de casos, el rastreo de contactos está al límite

PROVINCIALES 20 de julio de 2020
Córdoba logró frenar los brotes gracias a la investigación epidemiológica, pero con más casos advierten que puede desbordar. Hoy hay 28 rastreadores, pero la Provincia asegura que sumará personal si es necesario.
f1_1595201429

Cuando el equipo de Epidemiología de la Provincia comenzó a estudiar los casos locales de Covid-19 eran sólo cuatro personas. En la actualidad son 28, pero el número ya podría quedarse chico, según una estimación de un especialista. Desde la Provincia aseguran que evalúan semana a semana la capacidad para ampliarla cuando sea necesaria.

“Al principio éramos cuatro personas. La tarea era más fácil ya que la mayoría eran casos importados con antecedentes de viajes”, cuenta Laura López, una de las epidemiólogas encargadas del rastreo de contacto (RC) y directora de Zoonosis de la Provincia.

La funcionaria asegura que actualmente son 28 personas destinadas a esta tarea, que también implica el seguimiento de los casos positivos para asegurar su aislamiento. Otro grupo se encarga de darle seguimiento a los contactos estrechos que están aislados en forma preventiva, sin contraer infección.

Con el RC se puede cortar la cadena de contagio ya que permite detectar casos por contacto estrecho y decidir su aislamiento, antes de que continúen propagando el virus.

Según explicó López, de cada positivo se realiza la detección y seguimiento de 20 contactos en promedio. En la actualidad están siguiendo a ocho mil personas.

Una calculadora elaborada por el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) estima que para una situación sanitaria como la que vive Córdoba hoy se necesitarían entre 57 y 217 personas trabajando en el RC.

Según este cálculo, el personal ya estaría desbordado. Rodrigo Quiroga, especialista en bioinformática en el Instituto de Investigaciones en Físico-Química de Córdoba (Infiqc), va más allá: asegura que esa herramienta del CDC es bastante conservadora respecto al tiempo real que demanda esta tarea.

“La calculadora considera que el rastreo de contactos es casi como una tarea de call center, pero en muchos casos el rastreo debe realizarse puerta a puerta, en la calle. Eso lleva más tiempo y, por lo tanto, requiere más gente trabajando”, explica.

Actuar a tiempo

Otro punto que señala Quiroga es la velocidad con que debe realizarse para obtener los resultados esperados. “Si pasan más de cinco días entre los síntomas de las personas y la detección y aislamiento de sus contactos, la tarea es mucho menos efectiva para reducir los contagios a futuro”, explica.

Nota: La Voz

Te puede interesar