Talleres sufrió pero logró una necesitada victoria ante River

Deportes 20 de abril de 2022 Por Federico Jelic
Con gol de Diego Valoyes, el Albiazul superó a un "Millonario" con mayoría de suplentes por 1 a 0 ante un Kempes con más de 50 mil almas. Un triunfo para recuperar la memoria y volver a creer
Nota El Manisero

Fue una pirueta y gol. Talleres cambió su mentalidad de un tiempo a otro en la fresca noche del Estadio Mario Kempes y ante 50 mil personas se regaló una gratificante y trabajosa victoria ante River Plate por 1 a 0, como para empezar a soñar con recuperar terreno en el campeonato.

Y en lo anímico sobre todo, luego de varias caídas que dejaron un clima pesimista en la gente, entre las lesiones, las bajas de rendimiento y la ilusión que no fue.  

Y en eso tuvo mucho que ver la actitud con la que enfrentó el complemento, a puro carácter y perdiendo el respeto de un River que a pesar de poner suplentes en cancha, fue superior en el juego y las acciones.

Adelantó unos metros al equipo el DT Pedro Caixinha, logró sus réditos y luego se paró de forma inteligente para resistir y soportar al rival, hasta que la cuenta regresiva le dio la derecha. 

 El gol fue obra de Diego Valoyes a los 7 minutos del segundo tiempo, luego de un centro pasado, un cabezazo de Gastón Benavídez  para la acrobacia del colombiano para devolverle alegría a una hinchada  que viene sufriendo penurias. Tanto en el torneo local como en esa aventura llamada Copa Libertadores. 

Asimismo, otro gran artífice del triunfo fue el arquero Guido Herrera, con una doble tapada monumental ante Zuculini y después con Palavecino, más la que le sacó  a De La Cruz en el complemento.

A decir verdad, el conjunto de Marcelo Gallardo, incluso con los jugadores alternativos, había sido superior, por dinámica y profundidad, de la mano de valores como Pochettino y Palavecino, muy por encima de las piernas del local que no hacía equilibrio. La más clara había sido un intento de mano a mano de Michael Santos que desperdició ante Armani. 

Consciente de la cosecha, del poderío del rival y de las limitaciones físicas, Caixinha cambió a Valoyes  y a Santos de manera temprana, a falta de 20 minutos, como señalando que la estrategia era aguantar.

Y eso que tuvo una clara Federico Girotti en una contra, con su definición por encima del travesaño, pero en el retroceso aparecieron Rafael Pérez, Enzo Díaz y los pulmones de Villagra para acreditarse la tan necesitada victoria por barrio Jardín. 

Un festejo con estruendo por la calidad del rival, por las 50 mil personas en cancha y por el estímulo de volver a ganar en una temporada más que agridulce. Y por eso el delirio general, mientras sigue soñando con levantar la imagen del torneo y a ser irrespetuoso también por la Copa Libertadores. Talleres recupera algo de memoria y quiere volver a ser.  

Te puede interesar